13 nov. 2019

escribano palustre

El escribano palustre es uno de los paseriformes mas amenazados de la península ibérica. Según SEO BirdLife, la alteración de los humedales y los problemas derivados de la intensificación agrícola parecen estar en el origen de dicha situación.

Durante los meses de invierno nos visitan ejemplares del norte de Europa y ha sido en estas fechas invernales y en primavera en su paso hacia sus cuarteles de cría, cuando he tenido la oportunidad de observarlos en el parque de Salburua.

Aunque normalmente se mueven en nutridos grupos, las observaciones que he tenido la oportunidad de llevar a cabo han sido siempre de individuos solitarios.







mosquitero común









zampullín chico





curruca capirotada

Dentro del grupo de las currucas, la capirotada es la mas fácil de observar en el norte de la península. Al tratarse de un ave residente y no migrar para pasar el invierno en zonas mas cálidas del sur, podemos observarla a lo largo de todo el año.

Las siguientes imágenes muestran las diferencias existentes entre la hembra y el macho, fundamentalmente capirote color castaño en las hembras y jóvenes y capirote negro en los machos.











petirrojo







4 nov. 2019

pájaro moscón europeo

La mañana estaba resultando bastante anodina y predecible en cuanto a la presencia de nuevas especies en el humedal de Salburua. A pesar de que poco a poco el nivel de las láminas de agua en sus charcas va subiendo de nivel como consecuencia de las últimas lluvias acaecidas. La presencia de limícolas en paso es todavía testimonial.

Como nota más destacable habría que mencionar a un grupo bastante numeroso de ánsares comunes que han hecho un receso para alimentarse y descansar en su paso hacia sus lugares de invernada en el sur.

Pero el mencionado estado de ánimo de resignación por no augurar la mañana novedades interesantes, en un instante se torno en excitación y máxima expectación. Observé que un pajarillo al que no pude identificar en un principio, descendió y se posó tras los tallos de unas espadañas situados en una isleta frente al observatorio en el que me encontraba, dicha isleta estaba localizada como a unos 25 mts. del mismo.

No perdí de vista la zona donde el ave había descendido con la esperanza de que tarde o temprano pudiera salir a la superficie en la maraña de tallos existente. Y efectivamente, la espera y la excitación suscitada estaba justificada. Asistí a mi primera observación de un joven pájaro-moscón, ave a la que desde hace tiempo trataba de localizar escudriñando los parajes palustres, de los humedales a los que voy.

El joven moscón no estaría mas de uno o dos minutos el el lugar que menciono, pero fue mas que suficiente para dejar en mi una sensación de plena euforia y satisfacción; y es que los momentos que nos proporciona la observación de la naturaleza en sus diferentes versiones, nunca dejará de sorprenderme positivanmente.
















bisbita costero